Procedimiento de extracción de fecalomas

4 comentarios comentarios

Procedimiento de extracción de fecalomas

.

  1. Comprobar la identidad del paciente, según el procedimiento de aplicación en el Servicio Gallego de Salud.
  2. Respetar la intimidad del enfermo y guardar confidencialidad de sus datos.
  3. Informar al paciente y/o el cuidador principal (o tutores legales) del procedimiento que se va a realizar y solicitarle su colaboración, a ser posible, recalcar su utilidad, usar un lenguaje comprensible y resolver sus dudas y temores. En el caso de pacientes pediátricos explicarles el procedimiento a los padres.
  4. Solicitar su consentimiento de forma verbal, siempre que sea posible.
  5. Identificar a los profesionales sanitarios que van a intervenir en el procedimiento.
  6. Comprobar en la historia clínica del paciente o indagar mediante entrevista con el usuario y/o familia a existencia de  hemorroides, fisuras anales...
  7. Realizar higiene de manos y colocación de guantes.
  8. Colocación del paciente en posición de decúbito lateral derecho con la rodilla izquierda ligeramente flexionada (esta posición sitúa el colon sigmoideo en la parte más alta y facilita la extracción de las heces) con un  empapador debajo del enfermo para proteger la ropa de la cama. 
  9. Si no tolera la posición anterior, colocar el paciente en decúbito supino con ambas caderas y rodillas flexionados.
  10. Mantener  la cuña cerca del enfermo para depositar los restos fecales.
  11. Administrar lubricante anestésico en la ampolla rectal y esperamos unos 10 minutos a que haga efecto.
  12. Lubricamos, asimismo, el dedo índice de nuestra mano dominante y le comunicamos al paciente que iniciamos el proceso y le pedimos que inspire profundamente y que expire con lentitud. Así se promueve la relajación del  esfínter anal externo.
  13. Introducir lentamente el dedo índice en el recto y se le pide al paciente que realice un esfuerzo defecatorio.
  14. Suavemente realizamos movimientos rotatorios con la intención de romper el  fecaloma, extrayendo los fragmentos de la materia fecal y depositándolos en la cuña. Repetimos esta maniobra hasta conseguir retirar la mayor cantidad posible de material  fecaloideo, realizando pausas para favorecer el descenso de la masa fecal y descanso del paciente.
  15. Valorar en todo momento la respuesta del paciente al dolor:  palidez,  diaforesis o alteraciones en el ritmo o frecuencia cardíaco.
  16. Una vez finalizada la extracción limpiar la zona rectal y permitir que el enfermo descanse en una posición cómoda.
  17.  Retirar los guantes y higienizar las manos.
  18. Esta maniobra está contraindicada en pacientes con enfermedad anorrectal (hemorroides dolorosas, fisuras, abscesos) o recién intervenidos de una enfermedad en esa zona.
  19. Este procedimiento está contraindicado se sospecha obstrucción intestinal.

Comentarios:
  • avatar Jers dijo:
    lunes, 22 de agosto 2022 a las 03:40
    Tengo un niño de 8 de la cual me está pasando una situación similar, de la cual sospechamos que tienen un tapón fecal, de igual manera le estábamos dando contumax y no le ah ayudado, incluso fuimos al hospital domingo y le hicimos una placa intestinal y tenía cierta cantidad de popo en medio del tratamiento y el viernes siguiente fuimos nuevamente al hospital y le volvieron a hacer una placa y le salió mucho más popo que el domingo aún teniendo el tratamiento, si alguien me podría ayudar con un comentario se lo agradecería, saludos y bendiciones.
  • avatar Mariana Bellido dijo:
    viernes, 4 de junio 2021 a las 20:09
    El colocar lidocaína al 2% o al 5% en la ampola rectal ya es evitar y prevenir Dolores al producir la dilatación del esfinges externo anal el cual SI ES VOLUNTARIO. y el realizar movimientos circulares dentro es lograr despegar los coprolitos o Fecaloma de las paredes de la mucosa logrando lubricar los bordes, así mismo con la técnica de extracción con el o los dedos ya provoca el avance del o el Fecaloma.
  • avatar jaime dijo:
    martes, 23 de febrero 2021 a las 14:18
    ---beopoep
  • avatar VDP Argentina dijo:
    jueves, 20 de agosto 2020 a las 06:16
    No soy personal de salud. Tras haber examinado diversos protocolos en Internet, no he visto que se mencionara presionar con dos dedos el esfínter desde afuera (es decir, ejercer presión sobre la impactación, desde afuera) al momento de pedir al paciente que realice esfuerzos defecatorios. Creo que el esfuerzo conciente del paciente entra en conflicto con el esfínter, que resiste a causa del dolor. Presionando con dos dedos desde afuera es posible facilitar la expulsión.
Publica tu comentario
  •  
  •  
  •  
Xunta de Galicia © Xunta de Galicia. Información mantenida y publicada en internet por la Consellería de Sanidade - Servizo Galego de Saúde