Para tener en cuenta. Manejo de la Pulsioximetría

0 comentarios comentarios

Para tener en cuenta. Manejo de la Pulsioximetría

.

  

  • En mediciones continuas, rote el sensor de pinza de dedo cada 4 horas y el sensor de adhesivo desechable cada 24 horas. Compruebe la integridad de la piel, la adhesión apropiada y que la alineación óptica es la correcta. Registre en el lugar adecuado la hora y el lugar de rotación en el que se coloca el sensor.
  • No utilice el sensor durante la realización de resonancias magnéticas.
  • Las lecturas bajas pueden ser debidas a la mala perfusión periférica por frío ambiental, hipotermia, hipotensión, vasoconstricción, shock, anemia importante, administración de medicación que produce vasoconstricción o vasodilatación periférica o contrastes radiológicos o azul de metileno. En estos casos, debe aplicarse calor, masajes o terapia local vasodilatadora, retirar la ropa ajustada; en el caso de los contrastes, debe esperarse a su eliminación sistémica. Debe valorarse acudir a la gasometría en sangre.
  • Si los sensores no están alineados, el pulsioxímetro no proporcionará una lectura precisa de la saturación de oxígeno:
      - Si el transductor es para dedo pediátrico, sitúelo de forma que el dedo toque la punta de este, pero que no sobresalga. El cable debe quedar en el dorso de la mano, fijándolo con cinta adhesiva, si es preciso. En los dedos también puede utilizar pinza pediátrica.
      - Si el transductor es neonatal, ponga la cinta con los sensores rodeando el dorso del pie o de la mano, sin apretar demasiado y asegurándose de que los componentes ópticos queden enfrentados.
  • Si las mediciones de la pulsioximetría entran en contradicción con otras valoraciones relacionadas con la oxigenación, póngalo en conocimiento del médico.
  • No coloque el sensor en los dedos de las manos o de los pies sin retirar primero el esmalte de uñas o las uñas artificiales. Aunque el esmalte de uñas no está demostrado que interfiera en el resultado, se suele retirarlo con acetona.
  • Valore el paciente con el fin de detectar temblor o movimiento excesivo, para evitar desplazamientos o interferencias en la lectura de saturación de oxígeno.
  • El pulsioxímetro requiere un flujo pulsátil para su lectura: si el pulso es muy débil, es posible que no se detecte. Por esto, no ponga el sensor sobre una extremidad en la que colocara un catéter arterial o intravenoso, un apósito compresivo o un manguito de presión arterial automático no invasivo, dado que el flujo pulsátil puede estar interrumpido. El flujo sanguíneo en la punta de los dedos también puede verse afectado por los movimientos y la flexión de las extremidades.
  • No fije el sensor con sistemas que puedan reducir el flujo arterial.
  • No coloque el sensor en el dedo índice de la mano dominante de un paciente que se está recuperando de una anestesia, ya que podría autolesionarse.
  • No coloque el sensor en el dedo pulgar del paciente o en una zona edematosa.
  • La pigmentación cutánea y el grosor excesivo de la piel pueden dar lugar a lecturas erróneas.
  • Tape el sensor con un material opaco si el paciente está situado en un lugar con luz ambiental intensa, como la luz solar directa, una lámpara quirúrgica o de rayos infrarrojos o lámparas de fototerapia. Estos dispositivos pueden alterar las mediciones.
  • Proteja los sensores de golpes y tirones que puedan dañar los cables.
  • Hay una serie de patologías y tratamientos que pueden afectar a los resultados de la pulsioximetría:
      - Ciertas enfermedades: enfermedad de Raynaud, trombosis, anemias intensas (valores de hemoglobina inferiores a 5mg/dl).
      - El aumento de las pulsaciones venosas secundario a insuficiencia cardíaca derecha, la insuficiencia tricúspide, el aumento de presión por torniquete o manguito de presión sobre el sitio del sensor de oximetría, etc, interfiren con las mediciones y pueden dar lugar valores falsamente bajos.
      - Tratamientos con dapsona, nitratos, nitroprusiato, lidocaína o medicaciones vasoconstritoras.
      -La mala perfusión periférica por el frío ambiental, la disminución de la temperatura corporal, la hipotensión, la vasoconstricción... son las causas más frecuentes de error, ya que es imprescindible para que funcione el aparato la existencia de flujo pulsátil.
      - Dishemoglobinemias: la carboxihemoglobina (intoxicación por monóxido de carbono) y la metahemoglobina absorben longitudes de onda similares a la oxihemoglobina. Para estas situaciones son necesarios otros dispositivos como CO-oxímetros.
      - La utilización de contrastes intravasculares puede dar lugar a valores falsos de saturación durante varios minutos después de su inyección y pueden afectar la exactitud de la medición hasta su total eliminación, si estos contrastes absorben luz de una longitud de onda similar a la de la hemoglobina.
  • La hemoglobina fetal, la ictericia (hasta valores de 20 mg/ ml) y la fístula arteriovenosa (salvo que produzca isquemia distal) no interfieren en las mediciones de la SaO2 de los pulsioxímetros.
  • La monitoración con pulsioxímetro no evalúa la presencia de dióxido de carbono, de modo que puede suceder que una correcta saturación enmascare una hipercapnia importante, sobre todo en pacientes con oxigenoterapia.
  • No sumerja el sensor ni el equipo en soluciones de limpieza ni lo esterilice.
  • Vigile el nivel de batería.
  • Si el sensor es para uso múltiple de pacientes, debe limpiarse entre cada aplicación.
  • No utilice el sensor de un fabricante con un pulsioxímetro de otro sin verificar que sean compatibles.

 

Comentarios:
No se realizó ningún comentario
Publica tu comentario
  •  
  •  
  •  
Xunta de Galicia © Xunta de Galicia. Información mantenida y publicada en internet por la Consellería de Sanidade - Servizo Galego de Saúde